BYOD, acrónimo de “Bring Your Own Devide” es la capacidad de acceder a la red desde cualquier lugar y desde diversos tipos de dispositivos. Es, sin duda alguna, parte del nuevo escenario de la movilidad, en el que los usuarios han tomado la iniciativa y utilizan sus propios tablets o dispositivos móviles personales en un entorno laboral. Todos estos elementos forman cadena de nuevos usos y necesidades a las que el mundo empresarial debe adaptarse.

Y es que el uso generalizado de ordenadores portátiles, “tablets” y Smartphone para trabajo y ocio está suponiendo un problema para la seguridad de las empresas puesto que no existe un consenso a la hora de establecer qué dispositivos y cuáles no, de uso compartido en un ámbito empresarial y personal, deben tener acceso a información privada que posee cada compañía. Por este motivo, será necesario establecer la política corporativa para BYOD con el objetivo de lograr una mayor protección de la información que posee nuestra empresa, sin comprometer la seguridad. A su vez, es recomendable realizar una auditoría de posibles riesgos a los que nos enfrentamos al permitir el acceso de dispositivos que no pertenecen a la empresa y que están en posesión de nuestros empleados.

EL BYOD está cada vez más de moda, por eso,  Samsung KNOX es, según el gigante surcoreano, la nueva solución para trabajar y jugar. El incremento del uso de los Smartphones en el ámbito empresarial está llevando a las compañías de telefonía móvil a desarrollar dispositivos para asegurar las necesidades de seguridad de las compañías sin invadir la privacidad de sus empleados.

BYOD y sus ventajas:

En la actualidad, nos encontramos en un ecosistema tecnológico en el cual es imprescindible tener acceso a la información de la empresa sin tener que desplazarte a tu puesto de trabajo en el momento que desees. Este hecho se está traduciendo en una mejora en la productividad así como una mayor satisfacción de los empleados ya que éstos se sienten más cómodos y les da más posibilidades que el PC de siempre.